Cojines de polipiel y una lección bien aprendida

Cojines de polipiel y una lección bien aprendida

Hace unos días en Instagram os ponía esta foto:

Os contaba que estaba trabajando en un proyecto que me hacía mucha ilusión y que os contaría más. Pues ha llegado el momento; este proyecto me lo encargaron el día que me di a conocer, me hizo mucha ilusión por varios motivos. Uno porque el sitio para el que iba destinado está relacionado con los niños y encima para los que no están pasando por su mejor momento y a mí eso como madre me toca mucho el corazoncito y dos porque la persona que me lo encargo no me conocía de nada y que alguien que te conozca confíe en ti es muy fácil  pero cuando no te conocen y llevas tan poco tiempo como yo la cosa se complica más.

Me propuso un proyecto de unos cojines que debían ser de polipiel porque se tenían que limpiar con un producto muy concreto ya que había que desinfectar a diario.

Yo con la ilusión del momento y como en alguna ocasión ya había cosido polipiel acepte el encargo super satisfecha con muchísima ilusión como ya os había dicho y segura de que me saldrían espectaculares. Pero finalmente no ha sido así, la polipiel es muy complicada y el resultado no ha sido el que yo quería aparentemente están bonitos, pero tienen muchísimos fallos por varios motivos. Posiblemente uno es la falta de conocimiento y la falta de práctica con ese tipo de tela, y otro el no haber investigado alguna otra forma de hacerlo.    

No obstante, estoy muy satisfecha no solo por lo que haya aprendido de cómo tratar la tela, que usar o que no, sino por lo que he aprendido interiormente para mí y que lo considero lo más importante y es que hay veces que tienes que saber decir LO SIENTO, PERO ESO YO NO TE LO PUEDO HACER. Pero en ese momento me pudieron las ganas de tener trabajos, la ilusión de que alguien confiara en mí y el creer algo que me pasa muy a menudo y es pensar que puedo con todo. Y también muy importante que hay gente encantadora, comprensiva y con muy buen corazón.

Y estoy muy contenta porque gracias a esta persona hay un poquito de mí y mis tudusuras en un sitio tan importante. Se han ido a la planta de niños del hospital de León para acomodar a los pequeños que tienen alguna molestia mientas acuden a la clase que les ofrecen en el hospital. Que como me dijo Gloria el servicio le van a dar exactamente igual.

Os dejo hasta otro rato.

Abrazos fuertes para todos. Laura

2 comentarios sobre «Cojines de polipiel y una lección bien aprendida»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *